Cáncer

30.08.2016 0

Cáncer

El cáncer se puede originar en cualquier parte del cuerpo y comienza cuando las células crecen descontroladamente sobrepasando a las células normales. Esto dificulta que el cuerpo funcione de la manera que debería.

Es una de las enfermedades de mayor importancia en el mundo por su incidencia, prevalencia y mortalidad. En España es la segunda causa de muerte y por tanto un problema de salud prioritario.

Alimentación y cáncer están relacionados, ya que si comes de forma sana y equilibrada reduces tus posibilidades de sufrir esta enfermedad. Por el contrario, con una mala alimentación las aumentas. Según la Organización Mundial de la Salud, se podría evitar el 30% de los casos de cáncer en todo el mundo con una buena alimentación.

Pero no existe ningún alimento que por sí mismo provoque cáncer,  o que sea capaz de evitarlo. Lo que influye es la dieta en su conjunto. Lo que sí puede provocar esta enfermedad es una mala alimentación mantenida durante mucho tiempo.

ALIMENTOS QUE AUMENTAN EL RIESGO DE PADECER CANCER.

  • Carnes altamente procesadas. Todos los productos cárnicos, como los embutidos, tocino, salchichas, mortadelas… tienen conservantes químicos para que parezcan frescos y atractivos, pero causan cáncer. El nitrito y el nitrato de sodio está relacionado con un aumento significativo de los riesgos de padecer esta enfermedad.
  • Alimentos altos en grasas saturadas. Las grasas saturadas están relacionadas con el cáncer. Estas grasas las encontramos en la leche entera, mantequilla, carne roja grasa, el queso, aceite de coco, aceite de palma…Además, estos alimentos pueden contribuir a un aumento de peso y tener sobrepeso aumenta  el riesgo de cáncer.
  • Bebidas alcohólicas. Beber alcohol en grandes cantidades puede provocar cáncer. Cuanto más alcohol beba una persona, mayores son sus posibilidades de padecer esta enfermedad. Si el alcohol se consume junto con tabaco, las posibilidades de padecer esta enfermedad se disparan.
  • Los refrescos azucarados o “light”. Los refrescos pueden provocar cáncer debido a las cantidades de azúcar, a los productos químicos, colorantes, aditivos… Los refrescos acidifican el cuerpo y alimentan a las células cancerosas. Los refrescos “light” son aún más peligros ya que presentan aspartamo, edulcorante que provoca cáncer.
  • El azúcar refinado. El azúcar al tener un alto índice glucémico hace que los niveles de azúcar en sangre aumenten rápidamente, algo que alimenta el crecimiento de las células cancerosas.

ALIMENTOS QUE PREVIENEN LA APARICIÓN DE CÁNCER.

  • Alimentos que contienen fibra. Verduras, frutas, granos enteros, legumbres (garbanzos, guisantes, lentejas…) y hierbas. Estos alimentos previenen el cáncer de colon y cáncer rectal. Hay dos tipos de fibra:  las solubles que son fermentadas por las bacterias en el colon y se convierten en ácidos grasos de cadena corta con efecto positivo sobre las células del colon. Las insolubles ayudan a reducir el tiempo de transito de los alimentos en el aparato digestivo, reduciendo su exposición a factores cancerígenos.
  • Las frutas y las verduras. Contienen importantes antioxidantes (vitamina C y beta-caroteno), que ayudan a combatir los radicales libres que causan daños en el ADN celular. También presentan fitoquímicos, que mantienen el funcionamiento normal del sistema inmune y repara el daño causado en el ADN celular.
  • Aceite de oliva. Su alto consumo es el sello distintivo de la dieta mediterránea tradicional y se asocia con una menor incidencia de cáncer.

Como conclusión decir que siempre nos debemos de decantar por los productos frescos haciendo una dieta variada y equilibrada. Evitar en la medida de lo posible los alimentos industrializados, procesados…

Imagen de dietadmin
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética