Osteoporosis

07.10.2015 0

Osteoporosis

Es la enfermedad más frecuente que afecta al hueso, que se caracteriza por una disminución de la masa ósea, presentando poros más grandes de lo normal. Esto provoca un aumento de la fragilidad de los huesos y del riesgo de sufrir fracturas.

A l largo de la vida, a medida que se destruye el hueso, se va formando hueso nuevo, manteniendo un equilibrio. La osteoporosis se desarrolla cuando el organismo no es capaz de formar suficiente hueso nuevo, gran parte del hueso antiguo es reabsorbido por el cuerpo o cuando pasan ambas cosas.

Esta patología no suele presentar síntomas y puede pasar desapercibida durante muchos años hasta que finalmente se manifiesta con una fractura. Cualquier hueso del cuerpo se podría ver afectado, pero las fracturas que más frecuentemente desencadenan la osteoporosis se localizan en las vértebras y en la cadera.

En las mujeres la principal causa de osteoporosis es la disminución de los niveles de estrógeno durante la menopausia. En el hombre, la disminución de testosterona.

Los principales factores que favorecen la aparición de osteoporosis son:

  • Envejecimiento. La edad avanzada produce una disminución de la masa ósea, por lo que cualquier persona podría padecerla (a partir de los 50 años el riesgo es mayor).
  • Genético. Tienen mayor riesgo aquellas personas con antecedentes familiares.
  • Medicamentos. El uso prolongado de esteroides, corticoides, antiepilépticos o fármacos para el tiroides.
  • Enfermedades. Hipertiroidismo.
  • La escasa actividad física.
  • Sexo femenino. Las mujeres tienen un riesgo mayor que los hombres de desarrollar osteoporosis, especialmente tras la menopausia.
  • Dieta pobre en calcio. El calcio es fundamental en la formación del hueso.
  • El exceso de tabaco, alcohol o café.

Recomendaciones:

  • En caso de sobrepeso, es necesario hacer una dieta hipocalórica para alcanzar un peso adecuado.
  • Moderar la cantidad de proteína: carnes (100g), pescados (100-200g) y huevos (2 unidades por día).
  • La ingesta de calcio al día debe estar entre 800-1200 miligramos. Esto equivale a unas 3 ó 4 raciones de lácteos al día.
  • Exponerse al sol tanto en verano como en invierno, para aumentar el aporte de vitamina D, necesaria para que el calcio se fije a los huesos
  • Moderar el consumo de sal.
  • Realizar ejercicio físico diariamente.

 

 

 

ALIMENTOS QUE PODEMOS COMER.

  • Legumbres.
  • Cereales de desayuno enriquecidos con calcio y vitamina D, pan blanco, arroz y pasta.
  • Sardinas en lata, pescado blanco y azul (dos o tres veces por semana como mínimo.
  • Caldos caseros de verduras y de carne desgrasado.
  • Leche, leche enriquecida en calcio y vitamina D, yogurt, queso curado y semicurado.
  • Postres lácteos caseros.
  • Frutas y zumos.
  • Aceite de oliva, de pescado y de girasol.

ALIMENTOS QUE HAY QUE LIMITAR.

  • Cereales y pan integral.
  • Carne magra.
  • Moluscos y crustáceos.
  • Mantequilla y margarina.
  • Platos precocinados.
  • Postres lácteos comerciales azucarados.
  • Galletas y repostería casera.
  • Frutas en almíbar.
  • Vino y bebidas refrescantes sin alcohol.
  • Sal.

ALIMENTOS QUE NO PODEMOS COMER.

  • Lácteos desnatados no fortificados con vitamina D.
  • Carne grasa.
  • Manteca.
  • Salsas comerciales.
  • Chocolate y bollería industrial.
  • Bebidas alcohólicas, café, cacao.
Imagen de dietadmin
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética