Inconvenientes de llevar una dieta vegetariana

Las dietas vegetarianas tienen ventajas desde el punto de vista saludable, de hecho, los expertos en el área de salud afirmamos que es recomendable integrar el estilo vegetariano con una dieta no vegetariana para las personas que desean mejorar su consumo dietético. Por ejemplo, decidir comer carnes y grasas con menos frecuencia y tomar muchas verduras.

Pero, para las personas que llevan una dieta vegetariana, supone una serie de inconvenientes para la salud:

  • Exceso de hidratos de carbono. Un consumo calórico a través de una dieta vegetariana conlleva un exceso de hidratos de carbono. Lógico, si no incluimos fuentes animales, para alcanzar un consumo calórico adecuado no nos queda más remedio que ingerir más carbohidratos o grasas, lo que no es una opción muy lógica. Esta ingesta elevada de hidratos de carbono produce una elevación de glucosa en sangre, con la consecuente activación de la hormona insulina, la cual se encarga de transportar la glucosa sanguínea a las reservas de glucógeno. Lo malo es que cuando las reservas de glucógeno se saturan, la insulina convierte el exceso de glucosa en lípidos, aumentando las reservas de grasa ya que estas son ilimitadas; por tanto, este exceso de hidratos de carbono se traduce en un acúmulo de grasa.
  • Carencias de vitaminas y minerales. En dietas vegetarianas los déficit más frecuentes son los de vitaminas B12, D, B2 y de minerales como calcio, hierro, fósforo y zinc. Pueden aparecer signos de raquitismo y alteraciones del crecimiento en niños y adolescentes. Las mujeres embarazadas  presentan habitualmente carencias de calcio, hierro y zinc. Todo ello hace que esta dieta esté especialmente desaconsejada durante los periodos de crecimiento, el embarazo, la lactancia y en personas enfermas o con patologías como osteoporosis, anemia…
  • Déficit  de proteínas. Es necesario para una buena salud comer proteínas, las cuales se componen de aminoácidos. Hay dos tipos de proteínas, completas e incompletas:
  1. Las completas con un alto valor biológico (fuente animal), tienen las cantidades adecuadas de los aminoácidos esenciales requeridos para la salud. Se encuentran en los productos animales: carne, pescado, leche y huevo.
  2. Las incompletas con un bajo valor biológico (fuente vegetal), tienen todos los aminoácidos esenciales, pero en cantidades inadecuadas. Estas proteínas tienen normalmente un aminoácido  en cantidades insuficientes (aminoácido limitante). Se encuentran en los granos y las legumbres.

Como conclusión, decir que en la dieta vegetariana, solo se pueden obtener proteínas a través de la fuente vegetal, pudiéndose conseguir el aporte diario necesario, si, pero a cambio necesitamos incluir mucha cantidad de hidratos de carbono y este consumo excesivo conlleva un elevado consumo de calorías y un acúmulo de tejido graso.

Imagen de dietadmin
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética