La dieta mediterránea

La dieta mediterránea es la forma de alimentación que, desde hace siglos, mantienen los pueblos que habitan en la ribera del Mediterráneo.

Ancel Keys fue el primero en definir el concepto de dieta mediterránea en el año 1950, tras el estudio de los siete países. Este estudio se realizó para intentar relacionar los hábitos dietéticos con la aparición de enfermedades cardiovasculares y para ello se analizó la dieta de los siguientes países: EE. UU., Japón, Finlandia, Holanda, Grecia, Italia y la antigua Yugoslavia.

Tras el estudio realizado, se observó que existía una gran diferencia entre los países no mediterráneos y los países mediterráneos con respecto al número de muertes a causas de enfermedades cardiovasculares. Se observó que los países mediterráneos, que llevan una alimentación similar, tenían una esperanza de vida mayor y el infarto de miocardio era casi desconocido. A partir de entonces la dieta mediterránea se impuso como un patrón de alimentación en todo el mundo.

¿Qué características presentan la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea se caracteriza por una alimentación equilibrada basada en verduras, hortalizas, cereales, legumbres, frutas, aceite de oliva y preferencia por el pescado por encima de la carne.

Este tipo de alimentación es baja en grasas saturadas y alta en grasas monoinsaturadas, gracias al consumo de aceite de oliva como principal fuente de grasa. Además, con el bajo consumo de carne roja se consigue bajar la ingesta de grasas saturadas.

Esta dieta es rica en antioxidantes y fibra, debido al elevado consumo de frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

La dieta mediterránea es beneficiosa para prevenir las enfermedades cardiovasculares y a la vez aporta una gran cantidad de antioxidantes que protegen del envejecimiento celular y el cáncer.

¿Qué relación existe entre la pirámide de los alimentos y la dieta mediterránea?

Basándose en los patrones de alimentación de la dieta mediterránea, en 1992, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos creo la pirámide de los alimentos que actualmente conocemos.

La pirámide de los alimentos es una clasificación que se hace de ellos según el tipo de nutrientes que aportan. Se representan los diferentes grupos de alimentos y la importancia cuantitativa que deben tener en la alimentación según el lugar que ocupan en la pirámide. En la base de la pirámide se encuentran los que se deben tomar con mayor frecuencia y en la punta los que se deben tomar de forma puntual.

Por lo tanto, según la pirámide de los alimentos, la base de una dieta equilibrada lo componen aquellos alimentos vegetales de todo tipo complementados con cantidades adecuadas de lácteos, cárnicos, aceites y grasas.

En la base de la pirámide, el primer grupo de alimentos que encontramos son los cereales, panes, pastas y arroces, con un consumo recomendado de 6 a 8 raciones al día.

En el segundo escalón de la pirámide aparecen las frutas verduras y hortalizas. El tercer escalón va destinado a los lácteos, huevo, carnes y pescados y las legumbres. La cúpula de la pirámide está reservada a las grasas, aceites, dulces y azúcar.

¿Qué conclusiones sacamos?

La dieta mediterránea lleva un patrón de alimentación muy saludable, previniendo muchas enfermedades, en especial las enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, es importante guiarnos por la pirámide de alimentos en nuestros hábitos alimenticios diarios.

Imagen de EloisaBocanegra
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética