134, 5 Kcal/100gr
  • Carne roja y vísceras
  • 51 Colesterol/100gr
  • 0 Fibra/100gr
  • 70 Agua/100gr
  • 79% de porción comestible

Previene las siguientes enfermedades

Contraindicado para las siguientes enfermedades

    No está contraindicado

solomillo de buey


Equivalencias (kcal del alimento entero)

  • Filete pequeño 200 gr. 212.51 kcal.
  • Filete mediano 300 gr. 318.77 kcal.
  • Porción grande 400 gr. 425.02 kcal.

Proteínas / 100 gramos

  • Proteínas 23.5 g.

Hidratos de carbono / 100 gramos

  • Hidratos de carbono 0 g.

Grasas / 100 gramos

  • Grasas totales 4.5 g.
  • Ácidos grasos saturados 2 g.
  • Ácidos grasos monoinsaturados 1.9 g.
  • Ácidos grasos poliinsaturados 0.2 g.

Vitaminas / 100 gramos

  • Vitamina B1 0.45 mg.
      • Vitamina B2 0.8 mg.
          • Vitamina B6 0.23 mg.
              • Vitamina B12 3.17 µg.
                  • Vitamina C 0 mg.
  • Vitamina D 0.5 µg.
      • Vitamina E 0.45 mg.
          • Folato 4 µg.
              • Niacina 6.3 mg. Eq.
                  • Pantotenato 0.8 mg.

Minerales / 100 gramos

  • Sodio 88 mg.
      • Potasio 290 mg.
          • Calcio 5 mg.
              • Magnesio 22 mg.
                  • Fósforo 210 mg.
                      • Hierro 5 mg.
  • Cobre 0.02 mg.
      • Cinc 1.8 mg.
          • Cloro 49 mg.
              • Selenio 8 µg.

Propiedades

El solomillo de buey es rico en proteínas de alto valor biológico, aportándonos mucha energía. La carne de buey, también presenta propiedades nutricionales, aportando minerales (hierro, zinc, calcio, magnesio…) y vitaminas (A, del grupo B y E).

El hierro previene la anemia ferropénica, consiguiendo un buen rendimiento físico. El zinc nos ayuda a almacenar la insulina, es beneficioso para el sistema inmunitario y la cicatrización de heridas, ayuda a combatir la fatiga y es esencial en la síntesis de proteínas. El calcio es importante para la formación de los huesos y dientes.

Destaca su contenido en vitaminas del grupo B, que permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (proteínas, hidratos de carbono y lípidos), intervienen en la formación de los glóbulos rojos, en el funcionamiento del sistema nervioso…También presenta  vitamina E, siendo bueno para nuestro sistema circulatorio y con propiedades antioxidantes. La ternera magra tiene muy poca vitamina A, necesaria para el mantenimiento de los tejidos y la visión.

Siempre debemos decantarnos por las carnes magras, que tienen menos grasas saturadas, menos colesterol y engordan menos que las carnes grasas, que son perjudiciales para la salud y que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión, colesterol, triglicéridos...