292, 05 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Refrito con ajo/cebolla
  • Dificultad Fácil
  • Coste Medio
  • Pescado azul
  • 5-10' minutos
  • Española

Beneficioso para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Atún al ajillo


Ingredientes

  • atún 150 gr. 1 Filete pequeño 221.7 kcal.
  • sal 2 gr. 1 Pellizco 0 kcal.
  • ajo 10 gr. 2 Diente 9.16 kcal.
  • perejil 2 gr. 1 Pellizco 0.6 kcal.
  • vino blanco 20 gr. 2 Cucharada sopera 15.6 kcal.
  • aceite de oliva 5 gr. 1 Cucharada de postre 45 kcal.

Preparación

1. Ponemos a calentar una sartén con muy poco aceite.

2. Sazonamos con sal y perejil los filetes de atún.

3. Cuando el aceite esté caliente, agregamos los ajos previamente pelados y fileteados.

4. Cuando los ajos estén dorados, añadimos los filetes, echamos el vino y lo dejamos hacer unos 5 minutos.

5. Lo servimos en un plato y ya tenemos preparado este plato tan saludable.

OBSERVACIONES: Un filete grande equivale a dos pequeños.

Información adicional

Este plato es muy saludable, ya que está compuesto principalmente de atún, que es un pescado azul, que presenta proteínas de alto valor biológico y grasa rica en ácidos grasos omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre y hace la sangre más fluida, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

También nos aporta vitaminas hidrosolubles (sobresalen las vitaminas del grupo B), vitaminas liposolubles (sobresalen la vitamina A y D) y algunos minerales, destacando el fósforo y el magnesio. La vitamina A lleva el mantenimiento, el crecimiento y la reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesario para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. Por otro lado, la vitamina D favorece la absorción de calcio y su fijación a los huesos, además de regular el nivel de calcio en sangre.

Presenta un alto contenido en purina, que el organismo lo transforma en ácido úrico, siendo poco recomendado en aquellas personas que padecen de gota o hiperuricemia.

Si este plato lo acompañamos de un primero que complete el aporte de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, nos encontramos ante una dieta muy equilibrada.