228, 76 Kcal/persona
  • 1 personas
  • En Microondas
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Verdura
  • 5-10' minutos
  • Española

Previene las siguientes enfermedades

Contraindicado para las siguientes enfermedades

Berenjena rellena de seitán


Ingredientes

Preparación

1. En primer lugar, lavamos la berenjena, la partimos por la mitad, le damos varios cortes y le añadimos sal.

2. Metemos las dos mitades de berenjena en el microondas durante 8-10 minutos.

3. Pasado eso tiempo, la berenjena habrá quedado blandita, de forma que podremos quitarle la pulpa.

4. Mientras, cortamos el seitán a taquitos y lo pasamos por la sartén con muy poco aceite.

4.En un bol, añadimos la pulpa de la berenjena, el seitán, el queso cortado a daditos y el tomate frito. Lo mezclamos todo.

5. Por último, rellenamos la berenjena con la mezcla y añadimos un poco de orégano por encima.

6. Lo calentamos un poco en el microondas y ya tendremos lista esta receta fácil y rápida.

Información adicional

Estamos ante una receta saludable, que nos da un aporte nutricional a través de las verduras, aportandonos vitaminas, minerales y fibra. Las berenjenas, aunque no son especialmente ricas en minerales ni en vitaminas, son muy adecuadas para facilitar las digestiones, ya que tiene unos componentes que favorecen las funciones hepáticas y biliares. Son especialmente beneficiosas para aquellas personas que presentan problemas digestivos y hepáticos. Además, ayudan a disolver las grasas, a prevenir la arteriosclerosis, a reducir el colesterol y es rica en antioxidantes gracias a su piel.

El queso fresco desnatado que hemos añadido se caracteriza por ser rico en proteínas de alto valor biológico y presentar un contenido en grasas bajo, ya que hemos usado queso fresco desnatado, con un menor aporte energético. También es rico en vitaminas y minerales. Presenta una importante fuente de calcio, que se disuelve en el ácido láctico del queso, haciéndose más absorbible por nuestro sistema digestivo. El calcio fortalece los huesos y los dietes, previene la osteoporosis, ayuda al crecimiento infantil y ayuda a la cicatrización de las heridas. La vitamina D que presenta, permite que el calcio se fije mejor a los huesos.

El seitán que hemos usado es un producto de origen vegetal, que se obtiene a partir de la harina de trigo, particularmente del gluten de trigo. Es un alimento rico en proteínas vegetales de bajo valor biológico, con ausencia del aminoácido esencial lisina, por lo tanto, es recomendado tomarlo combinado con otros alimentos que completen su aporte. Su contenido en fibra va a depender del tipo de harina de trigo con el que se haga. Está considerado una carne vegetal.

En definitiva, nos encontramos ante una receta baja en calorías y saludable, ideal para aquellas personas que hacen dieta vegetariana, ya que no contiene carne animal.