228, 41 Kcal/persona
  • 4 personas
  • A la Plancha
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Carne blanca
  • 5-10' minutos
  • Española

Beneficioso para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Conejo al ajillo


Ingredientes

  • conejo 1000 gr. 1 Pieza mediana 723.9 kcal.
  • ajo 10 gr. 2 Diente 9.16 kcal.
  • perejil 2 gr. 1 Pellizco 0.6 kcal.
  • sal 4 gr. 2 Pellizco 0 kcal.
  • aceite de oliva 20 gr. 2 Cucharada sopera 180 kcal.

Preparación

1. Ponemos en un mortero los ajos, el perejil, un poco de sal y lo majamos todo.

2. Agregamos aceite y lo mezclamos bien.

3. Limpiamos el conejo, lo cortamos en trozos y lo adobamos con esta mezcla. Lo dejamos macerar durante un rato.

4. Finalmente ponemos a calentar una sartén con muy poco aceite y hacemos los trozos de conejo.

5. Así tendremos este plato tan sabroso y sencillo.

Información adicional

La carne de conejo es rica en proteínas de alto valor biológico y al tratarse de una carne blanca, su contenido en grasas y calorías es bajo, siendo recomendado en dietas de adelgazamiento y en dietas bajas en colesterol, sobre todo en enfermedades cardiovasculares. Su contenido en sodio es bajo, siendo muy aconsejado en personas hipertensas. En su composición también encontramos nutrientes, con importantes cantidades de vitaminas del grupo B, que permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (proteínas, hidratos de carbono y lípidos), intervienen en la formación de los glóbulos rojos, en el funcionamiento del sistema nervioso y además son necesarias para mantener una buena salud en los tejidos que componen nuestro cuerpo. 

En definitiva, podemos decir que estamos ante una receta saludable, ideal para aquellas personas que hacen dieta baja en grasa. Si este plato lo acompañamos de un primero que nos aporte vitaminas, minerales y fibra, conseguiremos hacer una dieta equilibrada.

Siempre debemos decantarnos por las carnes magras, que tienen menos grasas saturadas, menos colesterol y engordan menos que las carnes grasas, que son perjudiciales para la salud y que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión, colesterol, triglicéridos...