186, 77 Kcal/persona
  • 4 personas
  • Hervido o al vapor
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Cremas y sopas
  • 30-40' minutos
  • Española

Crema de espinacas y patatas


Ingredientes

Preparación

1. Limpiamos, pelamos y cortamos las verduras.

2. Ponemos aceite en una cazuela, añadimos la cebolla, el puerro y el ajo y cocinamos a fuego suave.

3. Cuando esté pochado, añadimos las espinacas, la patata a cuadraditos, cubrimos con agua (o caldo vegetal) y cocinamos a fuego medio.

4. Lo dejamos durante unos 30 minutos aproximadamente, hasta que la patata esté tierna.

5. Pasado ese tiempo, pasamos las verduras y el quesito por la batidora, hasta que tenga la consistencia deseada

.

Información adicional

Estamos ante una receta que nos da un aporte nutricional a través de las verduras y un aporte energético mediante la patata y el quesito. 

Las espinacas son muy nutritivas, siendo ricas en vitaminas (B, C y E), minerales (potasio, calcio, fosforo, magnesio y hierro), fibra y antioxidantes. Destaca por ser una de las verduras con más propiedades antioxidantes, siendo ideal para prevenir la aparición del cáncer. También destacar, que presenta coenzima Q-10, que combate el cansancio y ácido fólico, importante durante el embarazo para evitar la espina bífida en el futuro bebé.

Están totalmente contraindicadas en personas con artritis, gota y cálculos, ya que favorecen el desarrollo de cálculos renales. Presenta altos niveles de vitamina K, que participa en la coagulación de la sangre y un elevado consumo de estas verduras (vitamina K) puede interferir con ciertos medicamentos (ej. Sintrón) para regular la coagulación de la sangre.

Las patatas son energéticas, aportándonos hidratos de carbono complejos, siendo fundamental para el mantenimiento de los niveles de azúcar en sangre. Es rica en vitamina C, aumentando las defensas y potenciando la inmunidad de nuestro organismo. También presenta altos niveles de potasio, ayudando a controlar la hipertensión.

El quesito que le añadimos, nos proporciona energía, aportándonos proteínas de alto valor biológico y grasas (el contenido en grasa es medianamente bajo, ya que hemos seleccionado un quesito light).

En definitiva, nos encontramos ante una receta sana y sabrosa, que acompañada de un segundo plato rico en proteínas o hidratos de carbonos, conseguiremos una receta equilibrada, ideal para aquellas personas que hacen dieta para adelgazar.