232, 58 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Ensaladas y aliños
  • 5-10' minutos
  • Española

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Ensalada con manzana, nueces y yogurt natural


Ingredientes

Preparación

1. Cogemos una bolsa de hojas verdes (ó lechuga) y lo echamos en un bol.

2. A continuación, cortamos a cuadraditos la manzana y lo añadimos en el bol.

3. Agregamos las nueces.

4. Por último, echamos por encima el yogurt y mezclamos.

Observaciones: Puedes sustituir la manzana por otra fruta.

Información adicional

Las verduras de hoja verde tienen un bajo aporte calórico y una gran riqueza nutricional, aportándonos vitaminas (A, C, del grupo B, E y K), minerales (calcio, hierro, magnesio y potasio) y fibra. Se caracterizan por su contenido en fitoquinona, principal fuente de vitamina K (esta vitamina participa en la coagulación de la sangre). Un elevado consumo de estas verduras (vitamina K) puede interferir con ciertos medicamentos (ej. Sintrón) para regular la coagulación de la sangre.

La manzana es muy nutritiva, siendo rica en vitaminas, minerales, agua, fibra y antioxidantes. Al contar con fibras solubles e insolubles, puede emplearse tanto en personas estreñidas como en aquellas con diarrea. Es diurética, reduciendo la acumulación de líquidos y la presión arterial, debido a su alto contenido en potasio. Ayuda  a controlar el ácido úrico, evitando que se acumulen los cristales en las articulaciones, mejorando la enfermedad de la gota. La cascara de la manzana contiene pectina, fibra que protege a las mucosas intestinales y además, varios estudios revelan que evita ciertos tipos de cáncer como el de colon. Por lo tanto, es recomendable tomarla con cascara.

Las nueces son vegetales ricos en calorías haciendo una mezcla final muy equilibrada. Aportan ácidos grasos poliinsaturados y esteroles vegetales, nutrientes que ayudan a regular el colesterol (disminuyendo el colesterol malo o LDL y favoreciendo el colesterol bueno o HDL) y a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

El yogurt nos aporta hidratos de carbono y proteínas de alto valor biológico, siendo energético. Además es rico en vitaminas (A, B y D) y minerales (calcio, potasio, magnesio fósforo y zinc). Presenta una importante fuente de calcio, que se disuelve en el ácido láctico del yogur, haciéndose más absorbible por nuestro sistema digestivo. El calcio fortalece los huesos y los dietes, previene la osteoporosis, ayuda al crecimiento infantil y ayuda a la cicatrización de las heridas. La vitamina D que presenta, permite que el calcio se fije mejor a los huesos. Tiene efecto probiótico, ayudando a restablecer la flora bacteriana intestinal sana, por lo tanto, mejora y previene los síntomas de diarrea.

Esta receta es ideal cuando se quiere hacer una dieta para bajar peso.