137, 09 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Refrito con ajo/cebolla
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Verdura
  • 5-10' minutos
  • Española

Beneficioso para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Espinacas salteadas con ajo y cebolla


Ingredientes

  • espinaca 300 gr. 1 Envase grande 50.38 kcal.
  • cebolla 50 gr. 1/2 Pieza pequeña 16.96 kcal.
  • vino blanco 20 gr. 2 Cucharada sopera 15.6 kcal.
  • sal 4 gr. 2 Pellizco 0 kcal.
  • ajo 10 gr. 2 Diente 9.16 kcal.
  • aceite de oliva 5 gr. 1 Cucharada de postre 45 kcal.

Preparación

1. Limpiamos, pelamos y cortamos al gusto todas las verduras.

2. Si las espinacas son frescas, las ponemos a hervir durante 5 minutos en agua con sal. Si se trata de espinacas envasadas, las ponemos en una sartén con un poco de aceite y en unos minutos estarán hechas. Reservar.

3. En una sartén con aceite de oliva doramos el ajo. Una vez dorado, agregamos la cebolla y lo vamos removiendo hasta que quede pochada.

4. A continuación, añadimos las espinacas y el vino y lo dejamos freír a fuego lento dándole vueltas.

5. Por último, rectificamos de sal y ya tenemos listo este plato tan sabroso.

Información adicional

Las espinacas son muy nutritivas, siendo ricas en vitaminas (B, C y E), minerales (potasio, calcio, fosforo, magnesio y hierro), fibra y antioxidantes. Destaca por ser una de las verduras con más propiedades antioxidantes, siendo ideal para prevenir la aparición del cáncer. También destacar, que presenta coenzima Q-10, que combate el cansancio y ácido fólico, importante durante el embarazo para evitar la espina bífida en el futuro bebé.

Están totalmente contraindicadas en personas con artritis, gota y cálculos, ya que favorecen el desarrollo de cálculos renales. Presenta altos niveles de vitamina K, que participa en la coagulación de la sangre y un elevado consumo de estas verduras (vitamina K) puede interferir con ciertos medicamentos (ej. Sintrón) para regular la coagulación de la sangre.

En definitiva, nos encontramos ante una receta sana, rápida y sabrosa, que acompañada de un segundo plato rico en proteínas o hidratos de carbonos, conseguiremos una receta equilibrada, ideal para aquellas personas que hacen dieta para adelgazar.