244, 09 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Al Horno
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Carne blanca
  • 50-60' minutos
  • Española

Beneficioso para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Jamoncitos de pollo al horno con verduras


Ingredientes

Preparación

1. Precalentamos el horno a 200 grados.

2. Limpiamos y sazonamos con sal y pimienta el pollo. Reservamos.

3. Por otra parte, limpiamos, pelamos y cortamos al gusto todas las verduras. Las colocamos en la bandeja del horno de forma intercalada y agregamos un poco de aceite, orégano y el caldo de pollo.

4. Colocamos los jamoncitos de pollo sobre las verduras y lo metemos en el horno a 200 grados durante unos 45-50 minutos. A mitad de cocción, sacamos la bandeja, removemos las verduras y le damos la vuelta al pollo. Si se queda seco en algún momento, agregar un poco de agua o caldo de pollo.

5. Pasado ese tiempo tendremos este plato tan nutritivo.

Observaciones: Puedes sustituir las verduras por otras.

Información adicional

La carne de pollo es rica en proteínas  de alto valor biológico y con un bajo contenido en grasas. En su composición también encontramos nutrientes, con importantes cantidades de vitaminas (vitaminas del grupo B, vitamina A) y minerales (hierro, zinc y fosforo). Las vitaminas del grupo B permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (proteínas, hidratos de carbono y lípidos), intervienen en la formación de los glóbulos rojos, en el funcionamiento del sistema nervioso y además son necesarias para mantener una buena salud en los tejidos que componen nuestro cuerpo. El hierro participa en la formación de los glóbulos rojos y el transporte de oxígeno, evitando la anemia ferropénica. El zinc mejora el sistema inmunitario. El fósforo, forma los huesos.

Las verduras que hemos empleado para elaborar esta receta, no sólo van a enriquecer el plato con una buena cantidad de vitaminas, minerales, fibra y sustancias de acción antioxidante, sino que también van a aportar color y  jugosidad a la carne.

Siempre debemos decantarnos por las carnes magras, que tienen menos grasas saturadas, menos colesterol y engordan menos que las carnes grasas, que son perjudiciales para la salud y que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión, colesterol, triglicéridos...