295, 48 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Refrito con ajo/cebolla
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Carne roja
  • 5-10' minutos
  • Española

Previene las siguientes enfermedades

Contraindicado para las siguientes enfermedades

Magro de cerdo salteado al vino


Ingredientes

Preparación

1. Cortamos la carne en tiras, sazonamos con sal y pimienta y reservamos.

2. Pelamos y picamos los ajos.

3. En una sartén calentamos el aceite de oliva, agregamos los ajos y removemos hasta que quede dorado.

4. Seguidamente añadimos la carne y removemos hasta que quede cocinado.

5. A continuación, agregamos el vino y rectificamos de sal y pimienta.

6. Le damos varias vueltas y ya tenemos este plato tan sabroso.

Información adicional

La carne de cerdo nos aporta una gran cantidad de proteínas de alto valor biológico y su contenido en grasas es moderado (menor de lo que la gente cree). También tiene propiedades nutricionales, aportándonos vitaminas (destacando las vitaminas del grupo B) y minerales (destacando hierro, zinc, fosforo, magnesio y potasio).

El hierro que encontramos previene la anemia ferropénica, consiguiendo un buen rendimiento físico y el zinc nos ayuda a almacenar la insulina, es beneficioso para el sistema inmunitario y la cicatrización de heridas, ayuda a combatir la fatiga y es esencial en la síntesis de proteínas.

Destaca su contenido en vitaminas del grupo B, que permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (proteínas, hidratos de carbono y lípidos), intervienen en la formación de los glóbulos rojos, en el funcionamiento del sistema nervioso y además son necesarias para mantener una buena salud en los tejidos que componen nuestro cuerpo. Es recomendado tomar esta carne en periodos de embarazo o lactancia y también después de operaciones o durante periodo de convalecencia, ya que durante estos periodos se produce desgaste de estas vitaminas.

Si este plato lo acompañamos de un primero que complete el aporte de vitaminas, minerales y fibra, estaremos haciendo una dieta saludable.

Siempre debemos decantarnos por las carnes magras, que tienen menos grasas saturadas, menos colesterol y engordan menos que las carnes grasas, que son perjudiciales para la salud y que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión, colesterol, triglicéridos...