242, 85 Kcal/persona
  • 1 personas
  • En Microondas
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Patata
  • 5-10' minutos
  • Española

Previene las siguientes enfermedades

Contraindicado para las siguientes enfermedades

Patatas cocidas (en microondas) con tomate frito


Ingredientes

Preparación

1. Lavamos las patatas, las cortamos por la mitad en sentido longitudinal y le pinchamos la piel por varios sitios.

2. Cogemos una fuente, colocamos las patatas con el corte hacia abajo formando un círculo y sin que lleguen a tocarse.

3. Las regamos con 8 cucharadas de agua y espolvoreamos un poco de sal.

4. Tapamos la fuente con film transparente y la metemos en el microondas durante 5 minutos a máxima potencia.

5. Pasado ese tiempo, comprobamos que las patatas están cocidas pinchándolas con un palillo.

6. Si están un poco duras, podemos ponerlas en el microondas unos minutos más, hasta que estén tiernas.

7. A continuación, las pelamos, sazonamos con sal y pimienta al gusto y las reservamos.

8. Mientras tanto, cortamos un ajo en láminas y lo ponemos a dorar en una sartén con muy poco aceite.

9. Una vez dorado añadimos el tomate frito.

10. Finalmente lo mezclamos con las patatas y ya tendremos nuestro plato terminado.

Información adicional

Las patatas son muy energéticas, aportándonos hidratos de carbono complejos, siendo fundamental para el mantenimiento de los niveles de azúcar en sangre. Son ricas en vitamina C, aumentando las defensas y potenciando la inmunidad de nuestro organismo. Además, presenta altos niveles de potasio, ayudando a controlar la hipertensión y su contenido en fibra, regula nuestro tránsito intestinal y evita el estreñimiento.

Por otro lado, el tomate es muy nutritivo, rico en vitaminas (B, C y A), minerales (potasio, fósforo y magnesio), antioxidantes (licopeno) y fibra. Destaca la presencia de vitamina C, que actúa como antioxidante y previene el cáncer. La vitamina A ayuda a mejorar la visión. El tomate frito enlatado tiene un mayor contenido en sodio para su conservación, siendo poco recomendable en aquellas personas que padecen de tensión alta, debiendo decantarse por el tomate frito casero.

En definitiva, nos encontramos ante una receta sana, rápida y sabrosa, que acompañada de un segundo plato rico en proteínas, conseguimos un plato equilibrado, ideal para aquellas personas que hacen dieta para adelgazar o aquellas personas que hacen dieta vegana.