379, 9 Kcal/100gr
  • Salsas y condimentos
  • 0 Colesterol/100gr
  • 21,1 Fibra/100gr
  • 0 Agua/100gr
  • 100% de porción comestible

Previene las siguientes enfermedades

Contraindicado para las siguientes enfermedades

    No está contraindicado

cúrcuma


Equivalencias (kcal del alimento entero)

  • Pellizco 2 gr. 7.6 kcal.
  • Cucharada de postre 5 gr. 19 kcal.
  • Cucharada sopera 10 gr. 37.99 kcal.

Proteínas / 100 gramos

  • Proteínas 7.8 g.

Hidratos de carbono / 100 gramos

  • Hidratos de carbono 64.9 g.

Grasas / 100 gramos

  • Grasas totales 9.9 g.

Vitaminas / 100 gramos

  • Vitamina A 0 µg. Eq.
      • Vitamina B1 0.2 mg.
          • Vitamina B2 0.2 mg.
              • Vitamina B12 0 µg.
                  • Vitamina C 25.9 mg.
  • Niacina 5.1 mg. Eq.

Minerales / 100 gramos

  • Sodio 38 mg.
      • Potasio 2525 mg.
          • Calcio 183 mg.
              • Magnesio 0 mg.
                  • Fósforo 268 mg.
                      • Hierro 41.4 mg.

Propiedades

La cúrcuma es una planta herbácea de la familia de las zingiberáceas nativa del suroeste de la India. El rizoma de cúrcuma molido se utiliza como especia principalmente en la India y el sudeste asiático. Actualmente, es conocida en más lugares del mundo, siendo utilizada en la elaboración de multitud de platos de comida.

Es una especia con un gran aroma, un sabor ligeramente picante y un característico color amarillo-anaranjado debido a la presencia de curcumina. Desde hace muchos años esta especia se utiliza como colorante alimentario en multitud de platos de arroces y de carnes, formando parte del popular curry.

La cúrcuma, además de ser utilizada como colorante alimentario, presenta una gran importancia como planta medicinal, siendo la planta que más interés ha despertado en occidente. Utilizada en la medicina tradicional china y en la medicina Ayurveda de la India.

Reduce la acidez de estómago. Actúa como tónico estomacal, estimulando la secreción del jugo gástrico y pancreático, facilitando la digestión. Muy recomendado para las digestiones pesadas y para aquellas personas que padecen dispepsia, digestiones lentas, gastritis crónica o falta de apetito.

Evita los gases o flatulencias. La cúrcuma presenta en su composición eugenol y zinzibereno, que presentan propiedades carminativas, lo que significa que ayuda a expulsar los gases del intestino.

Propiedades antiinflamatorias. Sus propiedades antiinflamatorias son útiles en pacientes con artritis reumatoide y aquellos con síndrome del túnel carpiano. Actúa aliviando los síntomas y dolencias.

Protege el hígado. Es un potente protector del hígado debido a sus componentes hepatoprotectores y a sus propiedades antioxidantes intrínsecas y extrínsecas. Es antioxidantes pudiendo luchar contra radicales libres, pero además, aumenta los niveles de antioxidantes naturales del organismo, como el glutatión, con potentes propiedades antioxidantes y desintoxicantes en el hígado. Esto es gracias a la curcumina, componente que le da el color característico amarillo anaranjado.

La curcumina además ayuda a eliminar las piedras de la vesícula biliar, tiene efecto antiinflamatorio, permite el drenaje del hígado y el vaciado de la vesícula.

Antidepresivo. La cúrcuma presenta muchos componentes que estimulan el sistema nervioso, el sistema inmunitario y el estado de ánimo. Reduce las consecuencias fisiológicas del estrés, haciéndolo de la misma forma que muchos medicamentos antidepresivos, inhibiendo la enzima monoamino oxidasa A (MAO A), provocando mayores niveles de serotonina, mejorando el estado de ánimo.

Desde hace miles de años, esta especia ha sido utilizada por la medicina tradicional china para tratar la depresión.

Para el cáncer. En las últimas investigaciones se ha demostrado que diferentes compuestos de la cúrcuma (curcuminoides, curcumina, betacarotenos…) tienen efecto protector frente al cáncer de piel, cáncer de mama, cáncer de duodeno y el cáncer de colon.

Además, esta especia ayuda al organismo a superar los efectos de los medicamentos contra el cáncer, ya que estimula la desintoxicación del organismo y evita la formación de sustancias tóxicas. También ayuda a reparar los daños producidos en el hígado por ciertos medicamentos y tratamientos contra el cáncer, como es la quimioterapia.

Protege el corazón.  La cúrcuma tiene propiedades cardioprotectoras y comerla habitualmente previene el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. También se ha demostrado que reduce el colesterol malo y los triglicéridos.

Así que, acompañado de una dieta adecuada, la cúrcuma es un ingrediente ideal para mejorar la salud cardiovascular.

Remedio natural para los problemas respiratorios. Gracias a la acción antiinflamatoria y antibronquial de la curcumina, se utiliza desde hace siglos para tratar la bronquitis. Además, presenta propiedades antioxidantes, siendo ideal para tratar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Aumenta la inmunidad. La cúrcuma incrementa la capacidad inmunomoduladora del cuerpo, siendo muy recomendable para aquellas personas con las defensas bajas.