364, 54 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Al Horno
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Pescado azul
  • 10-20' minutos
  • Española

Contraindicado para las siguientes enfermedades

Caballa a la sal


Ingredientes

  • caballa 250 gr. 1 Pieza pequeña 314.85 kcal.
  • tomillo seco 5 gr. 1 Cucharada de postre 17.95 kcal.
  • romero 5 gr. 1 Cucharada de postre 7.56 kcal.
  • orégano 5 gr. 1 Cucharada de postre 17.54 kcal.
  • limón 25 gr. 1/2 Pieza pequeña 6.64 kcal.
  • sal 1000 gr. 500 Pellizco 0 kcal.

Preparación

1. Limpiamos la caballa, abriéndola por la barriga y sacándole las tripas. Mientras ponemos el horno a calentar a 220º.

2. Cubrimos la bandeja del horno con sal gorda, espolvoreamos las especies y ponemos un poco de limón en rodajas.

3. A continuación, añadimos especies dentro de la caballa y la colocamos en la bandeja.

4. Espolvoreamos un poco de especies por encima, agregamos una rodaja de limón y lo cubrimos todo con el resto de sal.

5. Mojamos con unas gotas de agua y apretamos con las manos para que quede compacto.

6. Introducimos la bandeja en el horno y dejamos que se haga unos 10-15 minutos a 200º.

Información adicional

Este plato es muy saludable, ya que está compuesto de caballa, que es un pescado azul, que presenta proteínas de alto valor biológico y grasa rica en ácidos grasos omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre y hace la sangre más fluida, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

También nos aporta vitaminas hidrosolubles (sobresalen las vitaminas del grupo B), vitaminas liposolubles (sobresalen la vitamina A, D y E) y algunos minerales, destacando fósforo, magnesio, potasio, hierro y yodo. La vitamina A lleva el mantenimiento, el crecimiento y la reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesario para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. Por otro lado, la vitamina D favorece la absorción de calcio y su fijación a los huesos, además de regular el nivel de calcio en sangre. La vitamina E destaca por su función antioxidante.

Presenta un alto contenido en purina, que el organismo lo transforma en ácido úrico, siendo poco recomendado en aquellas personas que padecen de gota o hiperuricemia.

En definitiva, podemos decir que estamos ante una receta saludable, que si lo acompañamos de un primer plato que complete el aporte nutricional, siendo rico en vitaminas, minerales y fibra, conseguiremos una dieta equilibrada.