234, 02 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Refrito con ajo/cebolla
  • Dificultad Media
  • Coste Bajo
  • Revuelto y huevo
  • 30-40' minutos
  • Española

Contraindicado para las siguientes enfermedades

Revuelto de alcachofas y pavo


Ingredientes

Preparación

1. Preparación de las alcachofas: Iremos quitando las hojas, hasta dejar el corazón al descubierto y cortaremos las puntas. El rabo también lo pelaremos, es muy carnoso y cortaremos por la mitad las alcachofas ya peladas. En una olla pondremos abundante agua, sal y una gota de aceite de oliva. Cuando rompa a hervir pondremos las alcachofas y dejamos cocer unos 15-20'. Pasado ese tiempo, las sacamos.

2. En una sartén con aceite de oliva sofreímos la cebolla cortada a dados.

3. Cuando esté listo, se echan las alcachofas y dejamos hasta que pierda todo el agua que sueltan y se sofrían.

4. Agregamos la pechuga de pavo (embutido) en tiras y le damos una vuelta.

5. Añadimos el huevo.

6. Se remueve todo hasta que cuaje.

7. Añadir sal al gusto y ya tenemos nuestro revuelto.

Información adicional

Estamos ante una receta saludable, que nos da un aporte nutricional a través de las verduras y un aporte energético a través del huevo y del pavo.

El huevo es uno de los alimentos más completos debido al equilibrio nutricional que contiene. Presenta principalmente proteínas de alto valor biológico. Las grasas que encontramos, se encuentran concentradas en la yema y son grasas saludables y además presenta un alto contenido en colesterol. También es rico en vitaminas (A, D, E y del grupo B) y minerales (zinc, hierro, selenio, yodo y fósforo).  El huevo es la principal fuente de colina, componente importante para el funcionamiento e integridad de las células y contiene carotenoides, antioxidantes que están relacionados con la prevención de enfermedades degenerativas como las cataratas o el cáncer.

La pechuga de pavo en embutido nos aporta proteínas de alto valor biológico. Su alto contenido en vitamina B3 hace que sea beneficioso para el sistema circulatorio y ayude a reducir el colesterol. Su contenido en sodio es bajo, siendo muy recomendable para aquellas personas que padecen de tensión arterial alta.

Las alcachofas son muy nutritivas y bajas en calorías, siendo ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes. Además, es muy diurética, siendo muy recomendada para aquellas personas que retienen líquidos. Su poder principal, es la capacidad que tienen para reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre y disminuir la presión arterial. Además, es capaz de aumentar la secreción biliar, siendo beneficioso para aquellas personas con problemas digestivos y hepáticos. La alcachofa es capaz de reducir los niveles de azúcar en sangre, siendo un alimento indispensable en la dieta de los diabéticos, al ayudar a combatir la diabetes desde un punto de vista nutricional.

En definitiva, podemos decir que estamos ante una receta hipocalórica, ideal para aquellas personas que hacen dieta baja en grasa.