246, 78 Kcal/persona
  • 1 personas
  • Refrito con ajo/cebolla
  • Dificultad Fácil
  • Coste Bajo
  • Revuelto y huevo
  • 10-20' minutos
  • Española

Contraindicado para las siguientes enfermedades

Revuelto de setas y jamón


Ingredientes

Preparación

1. Partimos las setas en tiras y le ponemos un poco de sal.

2. En una sartén con aceite de oliva doramos los dientes de ajo picados.

3. Cuando esté listo, añadimos las setas, dejamos hacer hasta que pierdan toda el agua que sueltan y vamos dándole vueltas.

4. Se añade el jamón en tiras y le damos una vuelta.

5. Añadimos el huevo.

6. Se remueve todo hasta que cuaje y ya tenemos nuestro revuelto.

Información adicional

Estamos ante una receta saludable, que nos da un aporte nutricional a través de las verduras y un aporte energético a través del huevo y del jamón.

El huevo es uno de los alimentos más completos debido al equilibrio nutricional que contiene. Presenta principalmente proteínas de alto valor biológico. Las grasas que encontramos, se encuentran concentradas en la yema y son grasas saludables y además presenta un alto contenido en colesterol. También es rico en vitaminas (A, D, E y del grupo B) y minerales (zinc, hierro, selenio, yodo y fósforo).  El huevo es la principal fuente de colina, componente importante para el funcionamiento e integridad de las células y contiene carotenoides, antioxidantes que están relacionados con la prevención de enfermedades degenerativas como las cataratas o el cáncer.

El jamón es muy energético, aportándonos proteínas de alto valor biológico, grasas saludables y mucho sabor. También nos aporta una buena variedad de minerales (fósforo, zinc y hierro). No debemos olvidar su alto contenido en sal, por lo que resulta perjudicial para aquellas personas hipertensas y con retención de líquidos.

Las setas destacan principalmente  por su contenido en vitaminas y minerales, pero también presentan proteínas, cuyo contenido es mayor cuando están deshidratadas. Entre los minerales destacan el fósforo, que es necesario para la formación de los huesos y los dientes y para favorecer la actividad mental; el potasio que nos ayuda a reducir la retención de líquidos y el selenio que es antioxidante, evitando la degeneración de las células. También presenta hierro (carece de fitato, compuesto que reduce la absorción de este mineral), siendo más absorbible que el de otras fuentes de hierro. Con respecto a las vitaminas, destacan las del grupo B, la riboflabina favorece el crecimiento del pelo y frena su caída.

En definitiva, podemos decir que tenemos una receta equilibrada, ideal para aquellas personas que hacen dieta mediterránea.