Salvado de avena, ¿por qué tomarlo?

¿Qué es el salvado de avena?

El salvado de avena es la capa externa del grano de avena, que se retira en el proceso de refinado.

Desde el punto de vista nutricional, el salvado de avena tiene casi las mismas cantidades de nutrientes que la avena. El salvado presenta menos cantidad de zinc, pero gana en vitaminas K y E, minerales, potasio, hierro y fosforo.

El salvado cuenta con mayor cantidad de grasas monoinsaturadas, que aumenta el colesterol bueno (HDL), siendo beneficioso para el organismo. También presenta un alto contenido en fibra, sobre todo soluble que se convierte en un gel en el sistema digestivo al estar en contacto con el agua. Su alto contenido en fibras solubles, hace que en contacto con el agua, forme un gel en el intestino.

¿Qué ventajas presenta?

  • Efecto saciante. Las fibras solubles que presenta absorben agua, transformándose en un gel en el estómago, liberando hormonas de saciedad, evitando que comas en exceso.
  • Regulador intestinal. El gel formado ayuda al buen funcionamiento del intestino, estimulando el crecimiento de la flora intestinal (bacterias beneficiosas de nuestro cuerpo).
  • Diabetes. Este gel que se forma retarda la absorción de nutrientes, retardando la absorción de glucosa, haciendo que el azúcar sea enviado al torrente sanguíneo en pequeñas dosis.

¿Cuánto se debe tomar?

Es recomendado tomar de 1-2 cucharadas soperas de salvado de avena al día, pudiéndolo mezclar con el yogurt. Este salvado debe ir acompañado de al menos 2 litros de agua al día.

A los usuarios de Dietfarma le recomendamos tomar salvado de avena a media mañana y/o a media tarde, ya que presenta propiedades muy beneficiosas, que nos pueden ayudar a adelgazar, a mantenernos más saludables y a paliar algunas dolencias como es el estreñimiento.

Imagen de dietadmin
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética